lunes, 1 de agosto de 2011

Disco del mes: 4, de Beyoncé

Seguramente muchos estéis disfrutando de unas vacaciones (merecidas o no, eso ya es otro asunto) pero a mi justo ahora se me acaban. Estéis en la playa, en la montaña o en el curro, el verano es una época perfecta para escuchar musiquita, pegarte unos bailoteos y dormir la siesta. Todo ello junto se puede hacer con el último disco de Beyoncé, 4, que nos encanta, y por eso lo nombro Disco del mes de agosto en El Rotoscopio.


Después del exitoso “I Am… Sasha Fierce”, la ex líder de Destiny’s Child lo tenia difícil, y después de ver como “Run the world (Girls)” no se convertía en un éxito, y se escuchaban cada vez mas rumores sobre retrasos del disco y tal, nos empezaba a oler a chamusquina. Pero el mundo del espectáculo es así, y cuando parece que todo va a ir mal (porque como a Lady Gaga no le ha ido tan bien como debiera parece que a todo el mundo le tiene que pasar lo mismo)… “!Zas¡” va la señorita Knowles y se desmarca con un disco muy oldschool que, sin muchos singles aparentes, se convierte un éxito que la reconcilia (por fin) con la crítica, y que a la vez es un éxito de ventas.

A primera escucha podemos ver como por encima de todo predominan las baladas, por lo que podrían haber dos facciones como en el anterior trabajo, pero en este caso entremezcladas: la parte intimista (baladas) y la parte bailable, en este caso aderezada con percusiones de infarto. Más allá de esta división obvia, yo haría otra aún más acertada: tenemos canciones sobre lo bonito que es el amor, pero también sobre lo “hijoputa” que puede llegar a ser. Y viendo esta dicotomía tengo que decir que la pareja Beyoncé – Jay-Z estarán “Crazy in Love”, pero que prefiero ver la influencia “Adele-iana” del disco que verla tan happy. Y es que las canciones felices están bien, pero las chungas… eso ya son palabras mayores.

Os hago un pequeño canción por canción, para que veáis lo que opino del disco:


  1. 1+1: Esta canción es toda  una declaración de amor en la que todo lo demás queda fuera, solo se necesitan el uno al otro. Como apertura del disco es perfecta, porque nos avisa de por donde van a ir los tiros. 
  2. I Care: Una de mis preferidas, por lo identificado que me siento en ciertos momentos con la letra. A veces  cuando quieres a alguien, intentas ayudarle en todo, pero esa persona solo te devuelve dolor y malestar, y es totalmente incapaz de ponerse en tu lugar y darse cuenta de todo el dolor que te está provocando (y si se da cuenta pasa olímpicamente). Es como si esa persona conociera tu debilidad y en vez de intentarte ayudarte se aprovechara de ello para hacerte sufrir, para luego reclamar su parte de atención. En estas últimas semanas me he sentido muchas veces como narra la canción. Temazo.
  3. I Miss You: Como la anterior, me parece desgarradora. Echar en falta a alguien y saber que está lejos es muy duro, aunque a veces es igual de duro si esa persona está cerca pero ya no es como era antes. Esta canción y I Care podrían formar un todo sobre lo complicadas que son las relaciones humanas, aunque aquí hay un cariz más optimista, para que no te cortes las venas al final.
  4. Best Thing I Never Had: cuarta balada consecutiva, y seguimos con el desamor. En este caso, cantada con la energía que da el paso del tiempo, Beyoncé se alegra de haberle dado la patada al gilipollas que le amargó la vida. Supongo que cerraría un tríptico con las dos canciones anteriores: eres un@ capull@- te echo en falta pero ya no eres lo que eras – que te den.
  5. Party feat. André 3000: Aquí Beyoncé se deja de malos rollos y se pone juguetona y sale de fiesta a ligar. Es un tema suave que no me gusta tanto como los anteriores, pero está bien.
  6. Rather Die Young: el título es un poco raruno y la canción también. Es la versión “fatalista” de 1+1. Digo fatalista porque la tía prefiere morir a estar sin su amado. Está bien, pero es de las flojas del disco.
  7. Start Over: Y esta me gusta mucho porque habla de volver a empezar una relación, pero desde el terreno casi de la suplica, del saber que una cosa está casi acabada, pero intentar volver a empezar por encima de todo.
  8. Love on top: Beyoncé está enamorada hasta las trancas. Lo demuestra en una canción feliz y Kawaii que, como todas las que son excesivamente felices en este disco, da un poco de flojera.
  9. Countdown: Esta es alegre y muy curiosa, muy Beyoncé. Un poco más movida que las anteriores, aunque la letra sea un poco tontorrona, los experimentos que hace en la cuenta atrás están logrados. Rara al principio, pero gustará después. Como me pasó en su momento con Diva o Get me bodied.
  10. End Of Time: Se acabaron las baladas (¿o no?). Con bien de percusión, esta canción es un trallazo para levantar el ánimo.
  11. I Was Here: pues no se acaban las baladas. I was here es una balada épica, al más puro estilo Halo, en el que Beyoncé habla sobre ser recordado después de la muerte. Preciosa y emotiva.
  12. Run the World (Girls): Esta ya la conocéis seguro. De letra tontuna y ritmo descoyuntante, Beyoncé nos presenta la segunda parte de Single Ladies.
I luego hay tres bonustracks en la edición especial que están bien, pero no son tan buenos como las anteriores canciones, y además ya me ha quedado un post demasiado largo, ¿no?

Por cierto, el libreto del disco es una maravilla, y viene bien cargadito de fotos muy diferentes y chulas (cada canción tiene un Photoshoot diferente).

Sed felices!

Entradas relacionadas

Related Posts with Thumbnails