jueves, 18 de agosto de 2011

Machete

Al fin he roto la maldición de ver una película horrible (o aburrida) detrás de otra. Miré encima de la mesa todas las películas que tenia por ver y me llevé las manos a la cabeza… nada me motivaba lo más mínimo… así que las devolví a la biblioteca y decidí ponerme a pensar en algo que me motivase de verdad. Y me acordé que tenia pendiente “Machete”, de Robert Rodríguez, una película pretendidamente de serie B con tiros, machetazos, tías buenorras y un argumento absurdo… ¿qué más se puede pedir?

Esta película nace a raíz del proyecto “Grindhouse”, que unió a Rodríguez con Quentin Tarantino para realizar una sesión doble de cine cutre que dio lugar a las irregulares pero disfrutables “DeathProof” y “Planet Terror”. Si en nuestro país las películas se hubieran estrenado “como tocaba” (es decir, juntas, y no separarlas para pagar dos entradas) podríamos haber disfrutado en el cine de los trailers falsos creados para separar las películas, y es que en uno de ellos hablaba del personaje de Machete, que se acabó convirtiendo en la película de la que hoy os estoy hablando. Pero el proyecto no funcionó bien en los USA y aquí nos tuvimos que dar con un canto en los dientes.

Pero vamos a hablar de la película, que llevo mucha paja para poca chicha. Machete (Danny Trejo) es un federal mexicano que ve como la mafia mata a su mujer ante sus ojos. Años más tarde, cuando ya no forma parte del cuerpo (que da apoyo a la mafia) ha cruzado la frontera hacia los Estados Unidos, y ve como sus compatriotas son asesinados en el intento de entrar al país, y como los políticos apoyan y participan de estas prácticas. En estas que un desconocido le ofrece una importante suma de dinero para que liquide a un senador del estado de Texas, y justo cuando va a realizar el encargo… se da cuenta de que todo es una trampa muy bien urdida. Hasta aquí puedo leer.

Si? Pues te reviento!

En la película encontramos al señor Danny Trejo dando vida a machete (aunque tampoco es que actúe mucho… con ese físico da miedo sin que haga nada…), pero también aparecen una serie de invitados “Deluxe” que no se tienen que esforzar mucho para clavar sus papeles (ahora veréis porqué): Jessica Alba es una policía de inmigración macizorra que se verá en una encrucijada al estar luchando contra su propio pueblo. Michelle Rodríguez es algo así como la líder del movimiento en contra de las leyes de inmigración, como el cerebro pensante que le permite tener ramalazos sexys y poner al cabo de unos segundos cara de perro. Robert de Niro es el senador en apuros, un pelele en manos de Jeff Fahey (Lapidus en Lost) su mayor inversor en la campaña con intenciones ocultas y una hija, Lindsay Lohan, que básicamente es una yonqui que se pasea en tetas por la película sin más. Y falta otro de los malos malísimos, Steven Seagal es el capo de la mafia mexicana, y el enemigo público de  Machete. Y creo que así, más o menos, os podéis hacer una idea de la magnitud de los personajes que aparecen.
Oooohh!! Creo que me ha salido una cana!

Aparte del cachondeo, que es mucho, la película tiene un fuerte componente de lucha social, haciendo patentes las dificultades que atraviesa el pueblo mexicano para traspasar la frontera. Aunque claro, entre la sangre y los desmembramientos es difícil de ver.

La he disfrutado bastante, algo menos quizá que las predecesoras, pero estaría encantado de que hicieran secuelas, porque es una película notable.

Entradas relacionadas

Related Posts with Thumbnails