martes, 27 de octubre de 2009

La Reina del Nilo y Julio César. Cleopatra: Parte 1.

Buenas tardes amigos de las peliculillas!

Hoy os voy a hablar de una película que no he acabado de ver aún… porque dura 4 horas y he decidido partirla en dos sesiones (como los dos discos que ocupa la Santa Cinta). Se trata de Cleopatra, la película de 1963 protagonizada por Elizabeth Taylor, Richard Burton y Rex Harrison.
La tomé prestada en la biblioteca en la que trabajo actualmente, y después de ver que era la película de 4 horas (la que se estrenó originalmente en el cine, después se “recortó” hasta las 3, pero la verdadera versión original, el Director’s Cut que aún no ha visto la luz, dura 6) pensé que lo mejor era tomarselo con calma, así que primero he visto la relación Cleopatra-Julio Cesar y me reservo a Marco Antonio para más adelante.

La película, que casi arruina para siempre a la 20th Century Fox (porque tenia que costar 2 millones de dolares de la época y costó 44, que para colmo no recuperó en taquilla) es una extensa recreación de la vida de la Reina del Nilo, que nos permite ver a una seductora Elizabeth Taylor en sus años mozos en la que es una de sus películas más conocidas, interpretando a Cleopatra VII.

La verdad es que muchas veces pienso como es que a algunos estudios se les va tanto la olla como para aproximarse a la quiebra por tirar adelante un proyecto (este era tan grande que la 20th Century Fox no pudo realizar otros proyectos mientras lo llevaba a cabo, y a poco muere en el intento) pero luego ves los resultados (sobretodo la llegada de Cleopatra a Roma, ese festival del Carnaval egipcio que respira gastos por todas partes, pero también las recreaciones de las ciudades, los palacios, los trajes,…) y quedas fascinado.

La relación entre la reina del Nilo y Julio César es muy interesante, pero también es la parte más conocida. Yo tengo ganas de meterme en más líos de traiciones, amoríos,… así que ya os informaré cuando vea la segunda parte de la película.

Yo por ahora os la recomiendo, porque es un clásico, y amigos, todos dependemos de los clásicos.

Un abrazo y hasta pronto!
Por cierto, ¿os habéis fijado que la Taylor tiene los ojos violetas?

Entradas relacionadas

Related Posts with Thumbnails