viernes, 28 de octubre de 2011

El apartamento

Últimamente estoy en fase de descubrimiento de Billy Wilder, y después de ver Con faldas y a lo loco me he decidido a ver El Apartamento, del año 1960 que le valió 5 premios Oscar (incluyendo los de mejor película, director y guión original).


El apartamento al que hace mención el título es el pisito de soltero de C.C. Baxter (Jack Lemmon, protagonista también de Con faldas y a lo loco), un ambicioso (y pardillo) empleado de una gran empresa aseguradora que aspira a ascender dejándoles a sus jefes las llaves de su piso para que puedan acudir con sus amantes, aunque ello le impida a él mismo poder disfrutar de su propia casa. El pobre muchacho no es capaz de ver como estos favores empiezan a convertirse en una gran bola de nieve, y que cada vez más gente quiere beneficiarse de este privilegio... aunque claro, ¿como va a darse cuenta si sus actos empiezan a dar resultado (en forma de meteórico ascenso)?

Los problemas empiezan cuando Baxter se fija en la ascensorista del trabajo (Fran Kubelik, interpretada por Shirley MacLaine) una muchacha muy abierta pero que no se implica amorosamente con nadie (aparentemente). Y es que por más que lo intenta Baxter, no consigue acceder a ella... hasta que el apartamento vuelve a convertirse en el centro de la acción otra vez.


Aunque la película pueda parecer una comedia (más viniendo del señor Wilder), y a pesar de tener ciertos momentos de este género (sobretodo porque el personaje de Baxter es bastante pardillo), desde mi punto de vista estaríamos más cerca de un drama o, si me apuras, una dramédia, que tan de moda están ahora. La sensación de sacrificio para alcanzar una meta, lo poco que se valoran los favores, tragar con jefes aprovechados, la imposibilidad de encontrar un amor correspondido,... todo ello en conjunto nos hace ver que 50 años no son tantos, y que tampoco hemos aprendido de los errores pasados.

Si sumamos a las interpretaciones, la dirección, lo relevante de la historia y el estatus (merecido) de clásico, no nos queda otra que recomendárosla. Eso sí, a mi me gustó más “Con faldas y a lo loco”, seguramente porque me pareció una de las mejores comedias que he visto, y aquí iba un poco más despistado hasta que le cogí el punto.

Entradas relacionadas

Related Posts with Thumbnails