jueves, 5 de febrero de 2015

Vulnicura de Björk, disco del mes de Febrero

Enero solía ser un mes muy rancio en cuanto a lanzamientos musicales se refiere, pero desde que proclamamos a Azealia Banks como nuestro último disco del mes, no han parado de salir discos que me han encantado, uno detrás de otro: The Pink Print de Nicki Minaj, SUCKER de Charli XCX, Girls in Peacetime Want to Dance, de Belle and Sebastian, incluso he descubierto a nuevos artistas (FKA twigs y su majestuoso LP1). Pero si por algo será recordado este mes de enero será por la filtración del comeback definitivo de mi islandesa favorita: BJÖRK.

Ta-dah!

Como ya sabréis la mayoría, cuando se filtró Vulnicura, apenas teníamos información oficial al respecto: solo una pequeña nota manuscrita en la que Björk anunciaba el título y el tracklist, así como una orientación sobre la fecha de salida. En estas que, al filtrarse el disco completo, saltaron las alarmas. Por suerte, la islandesa movió ficha rápido y publico el disco en Itunes casi de manera inmediata... Y MENUDO DISCO!

Esto es todo lo que sabíamos del disco en el momento de su filtración...

Después de años en que Björk se preocupaba más de la forma (Medulla y el uso de la voz) y de la ciencia (Biophilia), así como de ser la más moderna, utilizando complejos instrumentos y apps, Björk ha decidido volver en 2015 con un disco que recuerda la carga emocional de Vespertine, no en vano el disco está basado en su ruptura con el artista audiovisual Matthew Barney, después de más de una década juntos y una hija en común. A esta compleja situación sentimental, que Björk vuelca de manera magistral en este largo, cabe destacar su regreso a las cuerdas épicas, que recuerdan a otro de sus clásicos: Homogenic. Estamos hablando pues, de un disco que recuerda a dos pilares fundacionales de la carrera de Björk, pero después de años en que la islandesa ha aparcado sus sentimientos para centrarse en la forma, así que este disco supone lo que podríamos considerar un comeback con todas las de la ley.


Probablemente este disco vaya a ser de lo mejorcito que vayamos a tener este año. Os recomiendo su escucha con detenimiento (los discos de Björk nunca han sido fast food), y si os tengo que recomendar solo dos canciones, me quedaría con Stonemilker, el tema que abre el álbum, y que creo que es una de las canciones más épicas que ha parido esta mujer en años, y Black Lake, porque es un tema de más de 10 minutos que consigue arrastrarte por el sufrimiento del final de una relación de manera que pocos temas logran. En definitiva, es un disco que como te coja en un día tontorrón no levantas cabeza, pero de una belleza cautivadora.

Björk preparando sus conciertos para 2015... esperemos que se pase a visitarnos por Barcelona!

Entradas relacionadas

Related Posts with Thumbnails