miércoles, 11 de febrero de 2015

Hablemos de Juegos. Hoy: Broken Age

Des de que Steam ha entrado en mi vida, mi alegría respecto al mundo de los videojuegos ha sido máxima. No solo por sus locas ofertas (que también) sino porque me ha permitido recuperar mi género preferido: las aventuras gráficas. El género que más he disfrutado y que, por desgracia, empezó a decaer durante mi adolescencia hasta prácticamente desaparecer. Por suerte, la llegada de Steam ha permitido diversificar muchísimo el mercado y ver que existen alternativas a los jugadores de MOBAs, shooters y demás. Si a esto le añadimos las oportunidades que están surgiendo a raíz del crowdfounding, los jugadores de géneros "menores" no podemos estar más contentos.

El punto de partida del juego: tú decides dónde quieres empezar la aventura.

En el caso del juego que voy a "analizar" hoy, Broke Age, estoy hablando de un proyecto financiado mediante crowdfounding, que viene firmado por Tim Schafer, un genio que está detrás, por ejemplo, de la mítica aventura Grim Fandango, que actualmente está de actualidad por su remasterización, y que espero jugar en breve. El proyecto superó con creces el presupuesto que necesitaban para poner a la venta el juego y después de cerca de un año en mi biblioteca Steam, me ha decidido a jugarlo.

Tim Schafer, disfrutando del dinero que se le dio para el desarrollo...

La historia de Broken Age está protagonizada por dos personajes, que viven en dos mundos totalmente diferentes, y podemos saltar de la historia del uno a la del otro siempre que queramos durante el desarrollo del juego. Vella, la protagonista femenina del juego, vive en un pueblo de pasteleros, y ve como todo el pueblo se prepara para la llegada de Mog Chothra, un monstruo que viene a comerse a las jóvenes del pueblo que han sido "elegidas" para honrar a sus familias y salvar al pueblo. Vella no entiende porqué su pueblo tiene ceder ante Mog Chothra, y porqué en vez ofrecer a las jóvenes no luchan contra él. Esta posición enfrentada a la tradición del pueblo, que ve el ofrecer a una hija como un elogio de máxima categoría, llevará a Vella a una aventura que no podría imaginarse fuera de su pueblo de pasteleros.

El festín de las doncellas: Mog Chothra decide con cual se queda...

Por su parte, Shay es un niño que vive solo en una nave espacial, sobreprotegido por sus "padres virtuales" que hacen lo posible para tenerlo entretenido y a salvo. Cuando su planeta explotó, él fue el único superviviente, y por eso su vida resulta monótona y aburrida, ya que cualquier opción de aventura está totalmente prohibida. Todo cambiará cuando conozca a un misterioso polizón que se esconde en la nave, y que le llevará a conocer galaxias con las que no había soñado en acercarse.

La vida de Shay es monótona y aburrida, una especie de día de la marmota permanente.

El juego está divido en dos partes, estando actualmente solo disponible el episodio uno (se supone que en breve saldrá el segundo capítulo, que resolverá la historia de Vella y Shay), pero de momento, basándome en el primer capítulo, puedo deciros que estamos ante un juego con un componente visual muy atractivo. El diseño de los escenarios y los personajes es verdaderamente una obra de arte, que lo hace resaltar por encima de la propia jugabilidad. El manejo será muy sencillo para los jugadores de aventuras gráficas point and click, y el sentido del humor heredado de la época LucasArts está ahí. De las dos historias, seguramente debido a su originalidad o a su mejor desarrollo, me quedo sin lugar a dudas con la de Vella, muy superior a la de su partenaire masculino.

Vella viajará hasta las nubes en su aventura, y conocerá a personajes la mar de pintorescos.

Como puntos negativos, diría que es excesivamente corto (a espera de la segunda parte, que se añadirá al juego una vez se publique) y muy sencillo. Verdaderamente la gente de Double Fine se merecen un tirón de orejas, porque con la cantidad de pasta que sacaron en el crowdfounding más las ventas posteriores, ya podrían haberse puesto las pilas y no retrasar tanto el lanzamiento de la segunda parte...

La familia de Vella, esperando que esta no los deshonre en el festín de las doncellas.

Si esperáis un reto que os haga romperos la cabeza, este NO es vuestro juego. La mayoría de los retos son extremadamente sencillos, llegando al punto que algunos se pueden empezar a resolver antes incluso de plantearse. Eso sí, si obviáis que el juego es un paseo, disfrutareis del sentido del humor y de un diseño sorprendente como no se veía en un largo tiempo. Para juegos bonitos y complicados podéis jugar a Machinarium, que os recomendamos el año pasado.

La familia virtual de Shay tiene una tendencia a la sobreprotección que al muchacho no le termina de hacer gracia... 

Así pues, os recomendamos este juego, a espera de que salga la segunda parte, que promete ser más larga, más compleja y sobretodo, ponerle el broche de oro a esta historia, que promete mucho.

Entradas relacionadas

Related Posts with Thumbnails