miércoles, 28 de enero de 2015

5 cosas que pedirle a la quinta temporada de American Horror Story


Hace unos días finalizó la cuarta temporada de American Horror Story, rebautizada esta vez como Freakshow, y dedicada, como su nombre indica, a los ferias de fenómenos (freaks). Ha sido una temporada que, a mi humilde opinión, se ha comido con patatas a Coven (tampoco era muy difícil), pero no ha llegado al nivel de Murder House o Asylum.

A pesar de todo, y más allá de valorar esta temporada "como tal" (que tendríamos mucho que rascar), lo que queremos desde el Rotoscopio es hacerle al señor Ryan Murphy cinco sugerencias, que harían que, sin lugar a dudas, amaramos mucho más su ficción (que para ser incondicionales ya empieza a escamarnos). Vamos allá:

1- Menos diversificar, más profundizar.

AHS ha sido una serie en la que siempre han habido múltiples personajes, con historias más o menos interrelacionadas. El problema ha venido que, desde Coven, prácticamente nos ha sido imposible "enamorarnos" de ninguna trama, porque la mayoría duraban un par o tres de capítulos, y era imposible empatizar con los personajes. Señor Murphy y compañía: tenemos claro que tienen la cabeza llena de ideas, pero en vez de avasallarnos con ellas, podrían desechar la mitad, guardarlas para futuras temporadas y centrarse en explicar mejor lo que verdaderamente importa. Ya hemos entendido que en cada temporada va a haber un grupo de gente maligna que viene a destruir a los protagonistas... ¿pero hace falta que en vez de un grupo sean 4 o 5 diferentes que lo hagan de manera simultanea? Ya lo hemos pillado...

2- Hay Manolete, si nos sabes (o no puedes) torear, para que te metes.

Sara Paulson es una gran actriz. Su doble papel de Bette y Dot en esta temporada, las hermanas siamesas, no ha hecho más que confirmar esta afirmación. Pero hay un pequeño (gran) problema: Ya sea por falta de tiempo, de presupuesto, o Dios sabe qué, las escenas "reales" que muestran a la siamesa son pocas: la mayoría de las veces se opta por utilizar trucos de cámara para no tener que sacar las dos cabezas juntas en el mismo plano. Y si bien al principio la solución es ingeniosa, llega un momento en que esta situación empieza a resultar un tanto cansina y zafia. Si por algún motivo no puedes meter a una siamesa completa el tiempo que requiere, la solución es clara: no le des tanto tiempo de pantalla que haga que al final los recursos para disimular  acaben oliendo. Como diría van der Rohe: "Menos es mas"

3- Con la música a otra parte.

Como buenos fans de Alaska y Mario, nos hace mucha ilusión que una de nuestras series de referencia haga un homenaje tan explicito a "La Bowie", como los que hace Jessica Lange en esta temporada. O deleitarnos con la bonita interpretación de Sarah Paulson de un tema de Fiona Apple... pero como ya dijimos la temporada pasada: ESTO NO ES GLEE. Por favor, NO queremos más números musicales en esta serie... ¡NUNCA!

4- ¿Alguien ha dicho miedo?
Exceptuando dos o tres momentos muy puntuales, las dos últimas temporadas han perdido casi por completo los momentos de acojone que sí había en cantidades industriales en las dos primeras. Me empieza a oler como cuando en The Walking Dead desaparecieron los zombies. A ver, no es que la serie esté mal... simplemente es que si buscamos acojonarnos y no lo encontramos... algo falla... Aunque todo sea dicho, el pasado alemán de Elsa Mars (Jessica Lange) me ha resultado uno de los momentos más escalofriantes (y por lo tanto reivindicables) de la temporada.

5- Angela, Jessica y Kathy... y otras chicas del montón

NO tiene sentido tener uno de los mejores planteles de Hollywood en tu serie y desaprovecharlo de esta manera. Vale que Jessica Lange está soberbia en las cuatro temporadas, pero si por casualidad quisiera seguir en la serie (en principio esta era la última temporada) considero que le vendría de lujo darle otro tipo de personajes, porque de momento le han tocado cuatro mujeres cortadas por el mimo patrón. Lo de Kathy Bates y Angela Bassett ya es arena de otro costal: En las dos temporadas que llegan se les ha dado personajes muy interesantes que, al final, no han tenido mayor peso en la trama y que han quedado como simples secundarias de lujo. Esperemos que, independientemente de lo que pase con la Lange, a estas otras dos se les de la cuota de pantalla que se merecen, o como mínimo, unos personajes a la altura de las actrices que los representan.

Y un poco estas son mis opiniones sobre lo que Ryan Murphy tendría que hacer para que recuperemos la pasión perdida estos dos últimos años. ¿Cuales son las vuestras?

Entradas relacionadas

Related Posts with Thumbnails