martes, 2 de noviembre de 2010

Porco Rosso: El (cerdo) caradura de los aires

No se que se le debió pasar por la cabeza a Hayao Miyazaki cuando se decidió a hacer una película de dibujos animados protagonizada por un cerdo caradura, piloto de hidroavión y ambientada en los años 20 del siglo pasado en Italia, bajo la sombra del nazismo. Se podría pensar que ni el protagonista, ni la ambientación ni el argumento encajan en una película “de dibujos”, pero amigos, ser un genio es lo que tiene, que puedes mezclar los elementos que te venga en gana y, casi siempre, el resultado es bueno.

Porco Rosso es una película japonesa, del estudio Ghibli, estrenada en el año 1992. Inicialmente fue concebida como un corto para proyectar en los trayectos nacionales de una empresa de aviación, pero supongo que la fascinación de Miyazaki por el proyecto fue haciendo que cada vez creciera más, hasta convertirse en la película que se estrenó en los cines. Yo de pequeño recuerdo haber visto, al menos, parte de la película, y recuerdo que no me gustaba. Normal. Las situaciones, y sobretodo, el protagonista, no están pensados para una óptica infantil.

La película, en este caso, se centra en la historia de Porco Rosso, un piloto de hidroavión que fue convertido en cerdo, y que en la actualidad sobrevive como caza recompensas. Desde el momento uno la película es recomendable: la escena principal muestra como un grupo de “piratas del aire” secuestran a un grupo de niñas, y Porco tiene que rescatarlas. Como os podéis imaginar las niñas son un trasto (a la vez que adorables) y se dedican a desquiciar a los piratas. Una escena muy divertida.

Otro momento para recordar es cuando Porco va a arreglar el avión y en el taller solo trabajan mujeres… tronchante.

La película es muy divertida, y además tiene mucho trasfondo. Ves como va avanzando la guerra, como hay personajes “proscritos”, hay momentos dramáticos, pero adaptados al formato animado, y una sutil historia de amor, que no voy a desvelar.

Como siempre en estos casos, no puedo más que encomendaros a verla, si no lo habéis hecho aún.

PD: Aquí se demuestra como a Miyazaki le encantan los cerdos, ya que aparecen en muchas de sus películas, en este caso como protagonista.

Entradas relacionadas

Related Posts with Thumbnails