domingo, 25 de abril de 2010

Un lugar donde quedarse

.
Con solo cinco películas a sus espaldas, el inglés Sam Mendes ha sabido labrarse una sólida trayectoria que le ha llevado a ocupar un lugar de prestigio en el mundo del cine europeo y americano, con títulos tan destacados como American Beauty, Camino a la perdición, Jarhead, Revolutionary Road o la última en estrenarse, Un lugar donde quedarse.


Un lugar donde quedarse
narra la historia de una joven pareja que espera un hijo y anda viajando y visitando a familiares y amigos por Estados Unidos y Canadá, en busca del lugar perfecto para vivir e iniciar su vida familiar. Este periplo les será fundamental para ir reflexionando sobre su relación como pareja y sobre su papel como futuros padres.


Esta road movie está fragmentada en capítulos corresponientes a los diferentes viajes que hace la pareja, lo que da lugar a un conjunto de situaciones, personajes y escenarios diferentes en cada una de las etapas de la particular ruta. Esto permite conocer diferentes realidades existenciales y diferentes modelos de familia (la americana con hijos gordos, la practicante de la cultura y religión tibetana, la formada por una pareja con varios hijos adoptivos de diferentes nacionalidades, la monoparental o la de un matrimonio mayor).


La película está bien narrada, más cercana al cine independiente que al comercial, con momentos de carcajada y personajes singulares bien definidos. Destaca la presencia de una divertidísima Maggie Gyllenhaal, y junto a ella, los dos únicos rostros conocidos como Jeff Daniels y la poco pródiga Catherine O'Hara.


Finalmente, cabe destacar también el apartado musical, con canciones de George Harrison, The Stranglers, Bob Dylan, Alexi Murdoch y The Velvet Underground.


En definitiva, es este un film muy recomendable para los amantes del cine indie, y para los seguidores de Sam Mendes, dueño de una filmografía nada repetitiva y siempre sorprendente.

Puntuación El Rotoscopio: 8/10
.

Entradas relacionadas

Related Posts with Thumbnails