lunes, 23 de diciembre de 2013

El día que Tim Burton se redimió con un viejo conocido: Frankenweenie


Durante la adolescencia, mi momento clave como cinéfilo, Tim Burton era mi director de cabecera. Sleepy Hollow era, junto a Bailar en la Oscuridad de Lars Von Trier y Kill Bill de Tarantino, mi película favorita, y me gustaba casi todo lo que había hecho el excéntrico genio californiano. Obviando el remake de El Planeta de los Simios, cada uno de sus estrenos me tenían en vilo, y me presentaba en el cine de manera incondicional. Hasta que estrenó Alicia en el País de las Maravillas y decidí que una cosa era ver como la calidad de sus películas iba bajando a cada nuevo estreno, y otra cosa era tragarme semejante mondongo. Ni que decir que el truño de Sombras Tenebrosas no me hizo sino reafirmar mi opinión. Tim Burton estaba acabado.

Adivinando el futuro a través de las cacas premonitorias del gato...
¿Se ha dado cuenta así Tim que sus últimos no son lo de deberían?

Pero ayer me  animé a ver Frankenweenie, de la que no esperaba absolutamente nada, ya que conocía el corto en el que se basa (del propio Burton, uno de sus primeros trabajos), y me parecía que recurrir a sus inicios no podía ser una buena idea. Pero me llevé una grata sorpresa. Si bien la película no es lo más original del mundo (una revisión de Frankenstein aplicada al mundo de las mascotas), sí que es verdad que Tim Burton se ha dejado llevar y ha construido una serie de personajes que forman parte de su imaginario colectivo (él mismo, la Winona Ryder de Eduardo Manostijeras, Víctor de La Novia Cadáver) y ha construido una historia basada en sus niños melancólicos y solitarios que tanto nos gustan, olvidando en muchas ocasiones que esta película “en teoría” tendría que ir dirigida a niños, lo que nos hará disfrutar aún más a los que en el pasado amamos sus películas y aún tenemos a un niño viviendo dentro nuestro.

En esta clase el bicho raro no lo es tanto

Y ahora pienso, si esta película me ha hecho recuperar mi fe en el universo Burton... ¿Puedo esperar con ansias el estreno el año que viene de Big Eyes, protagonizada por Christoph Waltz y Amy Adams? Pues la verdad es que espero que sí.

Os deseo a todos un 2014 lleno de cine, música y trabajo bien remunerado (por pedir...)

Chicos, apurad vuestras compras de última hora, no os paséis con las comilonas y iros preparando para estos días, ¡que suelen ser tan intensos como prometen!

Momento definitivo de la peli: este homenaje se ha ganado mi corazón: Goodbye Kitty

Entradas relacionadas

Related Posts with Thumbnails