viernes, 24 de mayo de 2013

Black Mirror. Temporada 2


Ya os hablé el año pasado de BlackMirror, esa extraña serie de terror psicológico que habla sobre las nuevas tecnologías y redes sociales, conformada solo de tres capítulos y de temática (y actores) totalmente independientes entre sí.

Después del éxito de la primera temporada en UK, Channel 4 apostó por una segunda temporada, con 3 capítulos adicionales, de los que hoy os voy a hacer un breve comentario.

Capítulo 1 : Be Right Back - Vuelvo enseguida


Gracias a las interacciones de los usuarios con sus redes sociales, una empresa es capaz de sintetizar el carácter de las personas, y de esta manera pueden hacer compañía a sus seres queridos después de fallecer. El problema es ver si la gente es capaz de aceptar a esta copia, sabiendo lo que es... ¿o no?

Capítulo 2: White Bear - Oso blanco
De los tres capítulos de esta temporada, este es el que más me ha sorprendido...

Una chica despierta en una habitación con heridas y rodeada de pastillas. En la televisión aparece un símbolo misterioso, y ella no recuerda nada de su vida. Cuando sale a la calle un hombre con una escopeta empieza a perseguirla y a dispararla, mientras el resto de la gente se dedica a grabarla con sus móviles y a comportarse como meros espectadores, sin ánimos de ayudarla... ¿qué ha pasado para que ante tales ataques nadie reaccione y todo el mundo se haya convertido en un mero espectador?

Capítulo 3: The Waldo Moment - El momento de Waldo
Y de los tres capítulos, este es el que más me ha gustado

Un cómico frustrado alcanza la fama a través de Waldo, un irreverente dibujo de estética infantil malhablado y provocador que, sin apenas darse cuenta, se mete de lleno en una carrera por alcanzar un escaño político, utilizando la burla a sus oponentes y la hartazgo de la gente como únicas armas para conseguir sus objetivos.


Los tres capítulos dan que pensar, aunque a mi la temporada me ha parecido un poco más floja que la primera (en realidad, estéticamente, me han recordado bastante al último capítulo de la primera temporada, que precisamente es el que menos me gustó). Eso sí, la serie conserva el factor sorpresa, es corta y no es tan tontorrona como otros productos que intentan vendernos. Es Notable y nos deja con ganas de ver si Charlie Brooker sigue teniendo ideas para una hipotética tercera temporada.

Entradas relacionadas

Related Posts with Thumbnails