sábado, 10 de noviembre de 2012

Ellas también saben rapear



Corría el año 1999 cuando un tal Marshall Mathers III, bajo el nombre de Slim Shady, lanzaba su segundo álbum de estudio ‘The Slim Shady LP’. Sus letras ácidas, críticas y sarcásticas, así como unos videoclips de lo más provocativos, lo auparon hasta la cima del éxito arrastrando tras de sí a millones y millones de fans. Marshall Mathers, Slim Shady, o EMINEM, cómo lo conocimos un año después, había logrado el respeto de toda una industria rendida a los pies del primer y único rapero blanco más famoso de la historia, capaz de revolucionar el mundo del hip-hop como no lo había hecho ninguno de los pesos pesados del género antes.

Eminem

En el año 2000, su tercer trabajo, ‘The Marshall Mathers LP’, fue un éxito en medio mundo y la crítica lo consideró como uno de los mejores discos del año.

El hip-hop estaba de moda y EMINEM, quien también tuvo su momento como actor con ‘8 Millas’, fue el ‘abanderado del movimiento’. Con él y tras él, llegaron a grandes niveles de popularidad mundial 50 Cent (el que se nos presentó como ‘el protegido de EMINEM’), Jay-Z, Nelly (el chico de la tirita en la cara), Puff Daddy (también conocido como P.Diddy, Puffy, Diddy o Largebaby), Snoop Dogg (ahora llamado Snoop Lion), Pharrell Williams, Lil’Jon, o Ludacris.

 Snoop Dogg y 50 Cent durante una actuación

En categoría femenina, la cosa no fue tan prolífica y pese a los buenos tiempos que corrían para la rima callejera, solo una supo hacerse hueco y mantenerse a flote: Missy Elliott.

Missy Elliott fue la reina del tinglado por méritos propios. Nunca tuvo competencia que la apartara de los primeros puestos (ni Lil Kim ni Foxy Brown pudieron hacerle sombra) y sigue siendo, a día de hoy, la única rapera con más éxitos de todos los tiempos, no solo por la cantidad de discos vendidos, si no también por la cantidad de premios y críticas positivas cosechadas. Lamentablemente, unos problemas de salud la apartaron de los focos durante un tiempo, aunque afortunadamente para todos hace escasos meses reapareció y parece que vuelve para quedarse.


 
Missy Elliott


Pero como suele pasar con todo, las modas son pasajeras y la fiebre por el hip-hop se fue desvaneciendo poco a poco. Los raperos que triunfaron en el 2000 ya pasan o rozan los 40 y buscan nuevos nombres como 2 Chainz, Kaney West o Drake. Contrariamente, el rap femenino está viviendo una de sus mejores épocas y en apenas dos años han ido apareciendo cantantes de lo más interesante y aunque todavía lo tienen todo por demostrar, sabemos con total seguridad que darán mucho de qué hablar.

Nicki Minaj es la más aventajada. Tras colaborar con unos y con otros y hacerse notar especialmente con sus indumentarias y pelucas de colores, la de Trinidad y Tobago sacó en 2010 su primer álbum ‘Pink Friday’, que no tardó en colocarse en el número 1 del ranking Billboard, y del que ha vendido más de 5 millones de copias en todo el mundo, siendo el tercer álbum más vendido por una artista femenina en Estados Unidos (el segundo más vendido es, precisamente, ‘Under Construction’ de la jefa Missy Eliott).


 Nicki Minaj 

Pero Nicki Minaj tiene que andarse con ojo porque la competencia empieza a apretar fuerte y ya no camina sola: Azealia Banks, que se prepara para sacar su primer disco en 2013, ya nos ha dejado a todos los fans del género con la boca abierta gracias a ‘212’ y ‘Liquorice’. Por su parte, Kitty Pryde es la rapera adolescente más interesante que he visto en mucho tiempo e incluso el New York Times se ha hecho eco de su existencia. Nacida en el mundo 2.0, uno de sus éxitos es ‘Okay Cupid’, en el que le rinde tributo a Justin Bieber. La pelirroja también trabaja en su primer disco, que esperamos esté a la altura de sus adictivos singles. Y por último, la descarada que merece un párrafo a parte, Kreayshawn.



 Kreayshawn

Kreayshawn la armó tan gorda con sus singles ‘Gucci Gucci’ y ‘Go Hard’, que la llevaron directa a firmar un contrato con Columbia Records. Las críticas positivas le han ido cayendo como churros y el número de fans ha ido aumentando a medida que ha ido sacando más temas. El pasado 18 de septiembre lanzó su primer álbum ‘Something’bout Kreay’ repleto de canciones con letras pegadizas de esas que se instalan en las cabezas de quienes las escuchan y son difíciles de borrar. La californiana es, sin dudarlo, mi favorita en esta nueva hornada de raperas y espero que su inspiración no sea solo un fenómeno temporal.


Así que, queridos fanáticos del mundo del rap, que no decaiga la fiesta porque esto no ha hecho nada más que volver a empezar.

¡Larga vida al hip-hop! ¡Larga vida a las féminas del rap!

Entradas relacionadas

Related Posts with Thumbnails